¿Cómo desarrollar un tema en un encuentro juvenil?


Pasos para abrir un encuentro juvenil

A. Saludo de bienvenida
Se debe procurar que los participantes se sientan en un ambiente de cordialidad.

B. Presentación de los animadores y de los participantes.
Será sencilla e individual, dando a conocer los nombres de los animadores y de los participantes. Se recomienda que la presentación se realice mediante una dinámica de presentación, con el fin de romper el hielo y entrar en un ambiente de confianza. Esta actividad se la realizará cuando iniciemos el trabajo con un grupo nuevo, o cuando queramos que los participantes se familiaricen con sus nombres.

C. Dinámica rompehielo.
Es importante realizar una técnica con los participantes, con el propósito de integrar y consolidar al grupo, lo cual lo podemos lograr mediante dinámicas, juegos, etc. Se busca que los participantes se sientan en un ambiente de confianza, de integración, física y mentalmente predispuesto para la actividad. En algunas ocasiones, si la dinámica tiene relación con el tema a abordarse, esta puede servir también para presentar el tema.

D. Síntesis del encuentro
Esta actividad se desarrolla a partir del segundo encuentro con un mismo grupo, es cuando se refuerza el objetivo del encuentro anterior, mediante la revisión de las ideas centrales y los compromisos realizados por las personas participantes en el encuentro.

Pasos para desarrollar un tema en un encuentro juvenil

1. PRESENTACIÓN DEL TEMA.
En breves palabras se dice a los participantes de la actitud que deben adoptar, por ejemplo: les hemos preparado un video, una frase, un refrán; etc. para meditar o reflexionar sobre... el tema.
Se trata de ubicar a los participantes en el tema que se va a trabajar, mediante frases motivadoras (pueden ser bíblicas), carteles, refranes, pequeñas historias alusivas al tema, etc.
Contiene una serie de pensamientos motivadores que ubican a los participantes en la temática general a desarrollarse durante el encuentro relacionado con el contenido del mismo.

2A. TRABAJO EN GRUPOS.

En este punto son importantes las experiencias que traen cada uno de los participantes. Es el momento más importante del proceso, se trata de propiciar el diálogo, el debate, el análisis y la reflexión de las vivencias de los participantes, hasta la sensibilización y comprensión de los problemas, para sacar conclusiones, tomar resoluciones y asumir compromisos.
Los animadores del encuentro se servirá de técnicas activas, con el fin de dar oportunidad para que
todos participen, propiciando un trabajo activo participativo, mediante preguntas, análisis de casos (pueden ser bíblicos) y situaciones que rodean o que involucran a las personas participantes.
En este paso es importante que las y los participantes compartan sus experiencias cotidianas en relación al tema que se va a trabajar, la discusión en parejas o grupos más ampliados ayuda a que los participantes se den cuenta que no son los únicos que tienen una experiencia sobre un tema concreto, la multiplicidad de puntos de vista ayuda entender mejor, con técnicas dirigidas. Es importante el trabajo grupal, ya que en este espacio se puede visualizar a los potenciales líderes de grupo, permite motivar y acondicionar al grupo para que tome una dinámica conjunta.

Este paso es muy importante, por lo que es necesario considerar algunas recomendaciones:
 Las consignas (órdenes, mandatos) que se den a los grupos de trabajo, deben ser claras, el animador debe asegurarse que todos las entendieron.
 Cada grupo debe nombrar una secretaria/o que coordine el grupo, debe buscar sobre todo la participación de todos los miembros del grupo.
 .El animador debe rotar por todos los grupos de trabajo, viendo que todos trabajen y despejando inquietudes que puedan surgir durante el trabajo.

2B. PLENARIA
Se trata de dar a conocer los trabajos realizados por los diferentes grupos en el paso anterior, mediante diferentes técnicas como por ejemplo: sociodrama, collage, periódico mural, noticiero de televisión, discurso simulado, la elaboración de una carta dirigida a una persona o personajes bíblicos o de la historia de la Iglesia; etc.

3. SÍNTESIS Y CONCLUSIONES.
Luego de la presentación de los trabajos realizados por los diferentes grupos, los animadores hacen un resumen de los puntos más importantes surgidos en la plenaria y que tengan relación con el objetivo del encuentro. Así también, los animadores deben contar con notas de apoyo para socializar y retroalimentar el trabajo de los participantes. A partir de este paso, se visualizan los primeros aprendizajes alcanzados por los participantes.
Para elaborar las conclusiones, se puede utilizar la pregunta ¿que hemos aprendido hoy? Esta pregunta servirá de insumo para la construcción del paso siguiente.

4. COMPROMISOS.
Es la construcción de una actitud de cambio, está basada en la reflexión y en la voluntad de los participantes, es buscar construir una puerta para que los participantes puedan cambiar y desarrollar hábitos cotidianos de fe que les conducirá a tener vivencias nuevas. Se debe cuidar que los participantes realicen compromisos posibles de ser llevados a la práctica.
Los compromisos pueden ser asumidos individual y grupalmente, de acuerdo al objetivo que nos hayamos propuesto alcanzar. Es importante que el animador tome nota de los mismos, con el fin de que puedan ser evaluados en el siguiente encuentro, antes de iniciar con el nuevo tema. Los compromisos pueden ser trabajados preguntando: de lo que hemos aprendido hoy ¿Qué vamos aponer en práctica? ¿Dónde?, ¿Con quienes?

Final de un encuentro

EVALUACIÓN
Es la forma de conocer y demostrar cómo se alcanzo el objetivo planteado, partiendo de las intervenciones de los participantes, conociendo sus expectativas, opiniones sobre el desarrollo del encuentro y contando con las sugerencias para mejorar.
La evaluación se debe realizar con todos los participantes, con una actitud crítica, objetiva y transparente. Es importante rescatar los aspectos buenos y expresar con respeto los aspectos deficientes; además se debe hacer las respectivas sugerencias. Hay que tener en cuenta para la evaluación la metodología y los contenidos desarrollados por los animadores.
Al finalizar un encuentro, es necesario que los animadores pregunten a las personas participantes: Lo que les gustó del encuentro, lo que no les gustó y sugerencias para el próximo encuentro.
La evaluación permanente por parte de las personas participantes ayudará a los animadores a realizar correcciones en la metodología, u orientar de mejor manera el trabajo en los siguientes encuentros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Acordes del Himno de la JMJ y Mejores Versiones

Oración por la paz a Jesús sacramentado